Queridos amigos, espero hayan sido bendecidos con el anterior blog de GTH en el que tratamos el tema de la Cámara Interior de Dios. Este es un lugar de consagración, donde se reciben  revelaciones  sobre las bendiciones.

Pero,

¿Se manifiestan tales bendiciones inmediatamente en tu vida?

  1. Puedes recibir una bendición espiritual que posteriormente no se manifieste en lo natural, justamente porque no te has contentado con él en lo natural

 1 Samuel 1: 6-7 relata la historia de Ana, madre del Profeta Samuel, quien fue gravemente provocada por su incapacidad para concebir, por la segunda esposa de su esposo Elcana. Eso llevó a gran angustia y vejación a Anna.

Al igual que en la historia de Anna, es posible que usted haya estado esperando por largos años para que sus oraciones sean contestadas. El enemigo puede haberle provocado duramente año tras año, a pesar de todas sus oraciones. La Biblia nos dice que el enemigo nos acusa día y noche ante Dios. En ocasiones hay algo en tu carácter que indica que no te has entregado completamente a Jesús, precisamente eso lo usará el enemigo para atacarte sin piedad.

Anna llevó su dolor en el corazón directamente ante Dios. Cuando sus oraciones llegaron desde lo más profundo de su dolor, cuando dedicó a Adonai su futuro hijo, entonces el Señor la recordó.

Manténgase constantemente orando a Dios por sus bendiciones, sin importar lo que vea (o no vea) en lo natural. Sea persistente. Siga viniendo a los pies de Jesús hasta que suelte las cosas en lo natural. Cuando te sientes frustrado en tu vida de oración, pero aún así permaneces a los pies de Jesús, demuestras que estás completamente entregado a Él.

Es en ese momento de completa rendición que la brecha se manifiesta en lo natural. Entonces, usted puede recibir dones más grandes en lo espiritual.

  1. Puedes recibir una bendición espiritual que después no se manifieste en lo natural, porque no te has contentado con él espiritualmente

 Hay ciertas realidades espirituales de las que no siempre estamos conscientes, y estas impiden que las bendiciones de Dios se manifiesten. ¡Hay principios que debes entender para que tus cadenas espirituales puedan romperse!

¿Cuál es el secreto de estar de pie ante Dios?

En primer lugar, Dios no puede establecer una relación contigo mientras estes en pecado. Dios quiere que te levantes y salgas de ese lugar. ¡Levántate delante de Dios, no permanezcas en pecado!

Humíllate a ti mismo por medio de la oración y el ayuno.

Debes “bajarte” con humildad (Jeremías 36: 9). En Daniel 10:12 la Biblia nos habla de este primer y más importante principio: “Entonces me dijo: No temas, Daniel, porque desde el primer día que humillaste tu corazón delante de Dios, he oído tus palabras, y he venido por ellas.”

El ayuno y oración traen nuestra carne a la sumisión ante el Señor (Mateo 26:41). Aumentan la sensibilidad al Espíritu Santo y a la voz de Dios. También trae nueva orientación y dirección. (Hechos 10:30). Trae protección divina contra el enemigo. (Ester 4: 3, Joel 1:14, 2:15, Esdras 8:21). Nos libera a una nueva dimensión y nos llama. (Hechos 13: 2-3)

En segundo lugar, se debe orar por la comprensión de cómo actúan los principados.

Daniel se humilló y buscó comprensión de cómo opera el reino de Dios (Dan. 9: 3-4). Debemos hacer lo mismo y estar listos para ver con los ojos de Dios (2 Sam. 16-23). Sin el conocimiento de los principios espirituales la gente perece (Oseas 4: 6).

Por ejemplo,

¿Sabía usted que los celos de la gente pueden impedir que otros reciban sus bendiciones espirituales?

¿Qué ocurre con los celos? Hay creyentes que no les gusta ver bendiciones y crecimiento en otros creyentes. Se ponen celosos. ¿Cómo afecta el celo a otros? Un cristiano celoso es lo mismo que un brujo. Cuando estás celoso, tu deseo se sincroniza con los planes del enemigo para destruir a la persona de la que estás celoso. Un cristiano celoso de sus hermanos se convierte en un mensajero del diablo.

¡Celebre las bendiciones de otros!

¡Hermanos y hermanas en Cristo, aprendan a celebrar todo lo que Dios hace en Su casa!

Eso es vida.¡Celebre las victorias de otros! ¡ Atraiga a los ángeles, no a los demonios!

Otro principio es mantener algunas bendiciones ocultas hasta que llegue el momento adecuado.

No todo el mundo que está a su alrededor está por usted. No exponga sus bendiciones antes de tiempo. Escóndalos en la presencia de Dios hasta que se rompan completamente todos los planes del infierno.

Tus deseos vendrán cuando estén sincronizados con el corazón de Dios.

El Señor te ama y quiere que tengas el conocimiento, la sabiduría y la comprensión necesarios para liberar tus bendiciones en lo natural y en lo espiritual.

“Amados, ruego que todo vaya bien con ustedes y que tengan buena salud, lo cual es bueno para su alma.” (3 Juan 1: 2). Ore continuamente en el espíritu durante todo el día. Ore hasta que la victoria de Jesús sea suya. ¡Estás ungido y preparado para vencer!

Amigos confío en que todos disfruten de este blog. ¡No olvide compartirlo con otros!