[Traducción: Inglés]

Dios ha establecido Su reino en la tierra, a través de poderosos hombres de fe. En Su Palabra  los podemos encontrar; sirviéndonos de paradigmas para nuestras vidas, porque son ejemplos excepcionales, por su ferviente amor a Dios. Muchos de los hombres y mujeres de la Biblia sabían que Dios era su fortaleza; se convirtieron en ejemplos que hoy nos alientan a confiar en la fortaleza de Dios.

Desde hace unos meses,  hemos mantenido diferentes secuencias, donde se ha abordado    acerca de la vida del rey David, “quien fue un hombre según el corazón de Dios”.  En el Salmo 18:29 David escribió que, por su Dios, podría desbaratar ejércitos y saltar muros.

Dios usó una táctica poderosa para proteger a su hijo ungido: el rey David. El Señor lo inquietó para realizar en él, el propósito y la obra  que se había propuesto para su vida.

¿Cuál fue la vía usada para proteger a David? Pues Dios lo rodeó de 30 guerreros, los más poderosos y  fuertes que se habían manifestado por sus grandes proezas y victorias. Pero no sólo eso, sino que ellos estaban realmente comprometidos con el rey David y su reino. Esto se narra en [2 Samuel 23: 8-39].

A través de estos poderosos hombres podemos aprender 7 valiosas lecciones sobre lo que debe ser nuestra relación con Jesús.

Lección 1: Las batallas que Dios permite están destinadas a aumentar tu resistencia para que puedas ganar la guerra

Un viejo proverbio español dice: “Dime con quién andas, y te diré quién eres”.

Si caminas demasiado tiempo con personas temerosas, tu corazón se volverá temeroso. Muchas personas han perdido sus batallas porque la lógica humana les ha hecho ser temerosos. La lógica dice que es imposible que un hombre gane una batalla contra 800 hombres. Sin embargo, el principal guerrero del rey David, Josheb-basshebeth, con sólo una lanza ¡mató a 800 hombres en una batalla!

Por otro lado, si caminas con gente victoriosa, que van de victoria en victoria, algo en tu corazón comenzará a cambiar, y este algo se volverá más y más fuerte. Es normal enfrentar batallas todos los días; pero también debe ser normal que los hijos de Dios obtengan la victoria cada día de sus vidas.

Dios usa las victorias para aumentar tu resistencia, para ayudarte a ganar las mayores batallas de tu vida. Dios te fortalecerá día tras día. ¡Tu resistencia para ganar estas guerras aumentará!

Lección 2: Si estás desgastado no podrás pelear la batalla

El poderoso guerrero Eleazar mató a sus enemigos con su espada, incluso después de que todos sus compañeros huyeron. Se quedó en el campo de batalla hasta que su brazo se agotó [2 Samuel 23: 9-10].

Algunas personas están agotadas incluso antes de que comience su batalla. Es normal que tu mente ceda antes de que tu brazo se dé por vencido. Es normal que tu corazón falle antes de que tu energía se agote.

Sin embargo, Dios le dice a sus hijos: Párate y pelea esta batalla porque si el enemigo llega a agotar tu mente, nunca tendrás dominio sobre él. El diablo utiliza el temor para evitar que progresemos. El sabe que seremos bendecidos si estamos en la voluntad de Dios. ¡Renueva tu mente hoy!

Lección 3: Dios no te empujará más allá de tu pasión

Algunas personas podrían pensar que es inútil luchar por cosas pequeñas. Pero pongan atención a  esto: no hay una bendición de Dios que no sea digna de ser ferozmente defendida. Sama, un guerrero de David, guardó las provisiones de Dios. Él protegió un campo de lentejas, incluso después de que todos sus compañeros huyeron.

Guarda tu campo de lentejas ahora, porque te ha sido dado por Dios. No te rindas solo porque crees que es insignificante. Si le das al enemigo un milímetro de tu territorio, él lo tomará todo, incluyendo todas tus bendiciones.

Toma autoridad y protege tu familia. No dejes que permanezcan en tu casa: la enfermedad, la pobreza, la frustración, la ira, la lujuria… ¡Ora ahora! ¡Hazlo! Di al enemigo que retroceda de tu familia, de tu hogar, de tus finanzas, de todos tus bienes. ¡Son las bendiciones que Dios te ha dado, y tú debes protegerlas y defender tus posesiones en el poderoso nombre de Jesús!

Lección 4: Lo que los hace élite es su habilidad impuesta por su fe en Dios

Dentro de la lista de hombres poderosos, había tres hombres que servían como un grupo Élite especial: Josheb-basshebeth, Eleazar y Sama. Una vez, mientras David estaba en una fortaleza y la guarnición de los filisteos estaba en Belén, tenía un fuerte anhelo y dijo en voz alta: “Oh, si alguien me diera de beber del agua del pozo de Belén, ¡que está junto a la puerta!” La élite rompió inmediatamente el campamento de los filisteos y sacó agua del pozo de Belén junto a la puerta. Llevaron el agua preciosa y la trajeron a David. Sorprendentemente, no la bebió. En su lugar, la derramó como un acto de adoración al Señor. [2 Samuel 23: 15,18]

Dios equipó a los hombres Élite de David, hombres de fe, con las habilidades necesarias para traer agua de un pozo ubicado en territorio enemigo. Sin fe es imposible agradar a Dios.

Muchas personas tienen habilidades pero no tienen fe. La fe te dirá que hagas el trabajo aunque no estés calificado para ello. Por fe, por la gracia de Dios, tendrás las habilidades necesarias para completar las tareas que Dios asigne a tu vida.

Lección 5: Usar tus habilidades sin propósito divino es la razón por la que otros son millonarios a tus expensas

Tus habilidades, fuera del propósito de Dios, te esclavizarán a otras personas que las usarán para su ventaja y para aumentar sus propias riquezas. Nunca podrás acceder a las bendiciones que Dios tiene para ti si primero no estableces cuál es tu propósito. Si no sabes cuál es tu propósito, pregúntaselo al Señor y Él lo pondrá en tu mente y en tu corazón.

¡Que el Señor te guíe hacia tu propósito! Tus habilidades te guiarán.

Lección 6: Propósito y habilidades sin el conocimiento de Dios son torres de Babel

El favor de Dios será nuestra única búsqueda y el éxito sin Dios conduce a la muerte. De hecho, el propósito y las habilidades sin el conocimiento de Dios te esclavizarán a la pobreza.

Las personas que conocen a su Dios serán fuertes y harán grandes hazañas, al igual que los hombres Élite del Rey David. Por ejemplo, Benaías, el líder de los guardaespaldas de David, era conocido por haber entrado en un hoyo en un día de nieve y haber matado a un león. También mató a un egipcio poderoso con la propia lanza del hombre [2 Samuel 23: 20-21, 23].

¿Sabes quién es tu Dios? ¿Lo conoces personalmente? ¿Lo conoces íntimamente?

Lección 7: Cuanto mayor sea tu destino, mayores serán tus enemigos y los ataques contra ti

¿Con qué facilidad te derrotas en tu mente? ¿Cuándo fue la última vez que dijiste “he terminado” y me sentí como dejar de fumar? ¿Con qué frecuencia quieres renunciar o aislarte solo porque perdiste la batalla en tu mente? Algunas guerras se pierden incluso antes de que comiencen porque se pierden en la batalla de la mente.

Repita: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” [Filipenses 4:13]. Un hombre o una mujer con Dios, en contra del mundo entero, es mayoría, así que no se queden solos sin Él.

Dios te está preparando para tu destino y propósito, batalla tras batalla. Cuanto mayor sea tu destino, mayores serán tus enemigos, y mayores serán los ataques que tendrás que enfrentar. Cuando el enemigo sabe que tienes un gran destino, y que por medio de ti, naciones y generaciones enteras, serán salvos, los ataques aumentarán.

Tienes que levantarte y tomar la espada de la Palabra. Si lo haces, a través de Cristo, tendrás victorias que nadie más ha tenido jamás, y verás lo que nadie más ha visto jamás.

¡Es hora de levantarte! ¡La victoria es tuya, en el nombre de Jesús!