7 claves para encontrar los tesoros que verdaderamente importan: #ADN Parte 7

Shyju Mathew

"Experience the Word of God, in the power of the Spirit."

March 26, 2016

open-treasure

[Traducción: Inglés | Francés | Italiano]

¡Hola amigos! En la parte 7 de esta serie sobre el  ADN de la Iglesia,  el Espíritu Santo me ha llevado a compartir con ustedes sobre la generosidad en la Iglesia.

Vivimos en un mundo en el que la realización personal se mide por las riquezas o posesiones obtenidas. Las personas acumulan tesoros para sí mismo en este mundo, mostrando así dónde está verdaderamente su corazón.

Pero los tesoros que se acaparan aquí en la Tierra consisten más, en afectos del corazón, que en lo que uno pueda sostener en las manos.

Entonces, la pregunta para todos nosotros es:

¿Dónde está tu corazón?

Donde esté tu tesoro allí estará tu corazón. (Mateo 6:19)

Jesús estaba advirtiéndonos contra el valor incorrecto que le damos a los tesoros. Es el afecto a estos tesoros lo que les da el valor incorrecto, no el tesoro en sí.

El problema viene cuando usted aparta los ojos de Jesús y pone su corazón en el éxito material, cuando esto sucede, usted lo pierde todo.

Fijar la vista en el éxito material es un acceso directo a la decepción.

No deje que su corazón se case con los tesoros de la Tierra.

¿Qué dice la Biblia acerca de los tesoros divinos?

El apóstol Pablo da una explicación clara de la clase correcta de tesoros en          I Timoteo 6: 17-19: “A los ricos de este siglo manda que no sean altivos, ni pongan la esperanza en las riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos;  atesorando para sí buen fundamento para lo por venir, que se aferren a la vida eterna.”

La pregunta clave es: ¿Qué tesoros estás eligiendo?

7 claves para entender el principio de dar.

Clave # 1. La generosidad rompe el ciclo de dolor.

Se ha dicho que “La gente herida daña a los demás”. Sólo un encuentro con el espíritu de generosidad puede romper un ciclo de dolor.

La generosidad hace cambiar su enfoque hacia otros y brindar ayuda a quien está en necesidad. Dios bendice al dador alegre y le provee en tiempo de necesidad para que continúe ayudando a otros necesitados.

La persona que es generosa con los necesitados se compara con el agricultor que esparce su semilla, mientras siembra. Lo que siembres es lo que cosecharás. ¡Cuánto más se da más se va a cosechar!

“Mientras la tierra permanezca, habrá siembra y cosecha” (Génesis 8:22).

Clave # 2. Damos porque Él nos dio primero.

 ¿Te das cuenta de que todo lo que tenemos es de Dios? Cuando uno se percata de ello,  la pregunta que debemos hacernos, entonces es: ¿Qué vamos a hacer con nuestros tesoros? El punto es simple: Se nos ha dado, por lo que debemos dar por piedad.

Deja de buscar seguridad a través de tu dinero, de cualquier persona o de cualquier otra cosa que no sea Dios mismo. Descubre a Dios como tu edredón para superar tu inseguridad y tu miedo a la incertidumbre financiera. ¡Sé valiente y generoso!

Clave # 3. Dios no mide el presente en términos de costo, sino en términos de sacrificio.

Con el fin de alcanzar algo de gran valor, se debe renunciar a algo de un valor genuino para ti. Cuanto mayor sea el sacrificio, mayor es el valor.

Abraham fue el padre de naciones; sin embargo, él estaba dispuesto a sacrificar a su único hijo; y le fue contado por justicia.

Otro ejemplo de sacrificio, es la historia de la ofrenda de la viuda en el Nuevo Testamento: “Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho.  Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante. Entonces, llamando a sus discípulos, les dijo: “De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca;  porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento. ” (Marcos 12: 41-44)

Cualquier persona puede regalar algo caro, pero es la Cruz la que nos anima a sacrificar cosas valiosas.

La generosidad cambia su enfoque al ayudar a aquellos en necesidad. Porque Dios bendice al dador alegre y los beneficia con su misericordia.

Clave # 4. El diezmo prueba los límites de nuestra confianza en Dios.

Dios nos ha dado el principio de diezmar para poner a prueba nuestros corazones. Es fácil dar cuando todo va bien. Sin embargo, se prueban nuestros corazones cuando es difícil dar el diezmo.

¿Se puede confiar en Dios  incluso cuando parece imposible diezmar de forma natural?

Clave # 5. El valor real está en las cosas que no se pueden dejar atrás.

 Todo lo de este mundo se desvanecerá, junto con todos los tesoros que la gente conserva para sí mismo. Cuando lleguemos a la gloria no vamos a ser capaces de llevar nada con nosotros.

Lo que es realmente valioso para Dios son las almas. Incluso un alma salvada vale más que todos los tesoros en este mundo.

“Nada toca tanto el corazón de Dios como ver almas salvadas”. (Lucas 15:10).

La Biblia dice: “Y los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan justicia a la multitud, como las estrellas de perpetua eternidad” (Daniel 12: 3).

Tenemos que invertir en las almas que entran en el Reino de Dios.

Clave # 6. El valor de la riqueza depende en  manos de quién esté.

Honra a Dios dejando que Él decida cómo utilizar tus riquezas. Cuando te  asocies a Dios el valor de tu riqueza se incrementará.

Honra a Dios poniendo tus riquezas en Sus manos. [Tweet]

¿Qué tal si pones tus riquezas en las manos de Jesús hoy?

Clave # 7. Recuerda a tu Proveedor.

 Dios desea que devuelvas a Él lo que Él primero te dio a ti. Recuerda: Nuestro Proveedor es Dios y no nuestras riquezas.

Cuando entres en la presencia de Dios no vayas con las manos vacías, ve a la iglesia para adorar a  Dios, y eso se hace dando. Practica dar con sacrificio.

Que esta sea tu oración de hoy:

Padre Dios, dame la gracia para romper el miedo a la inseguridad financiera en mi vida.

Y declarar lo siguiente:

Voy a caminar en la plenitud de las bendiciones de Dios sobre mi vida y mis finanzas.