[English Translation] Cuando era niño, me gustaba mucho el ciclismo. Mis recuerdos de mis primeras lecciones de ciclismo fueron en una muy pequeña bicicleta que alquilamos. Pero mi padre tenía un bicicleta de mayor tamaño que era nuestro principal medio de transporte a cualquier lugar. En ese momento, una moto era demasiado lujo para pedir.

Como una familia, todos viajábamos en esa bicicleta a cada reunión de la Iglesia que fuese posible. Siendo niño, me sentaba en el tubo superior del cuadro de la bicicleta y me agarraba del manubrio mientras mi padre viajaba kilómetros por las calles con mi madre sentada en el portaequipaje trasero. Vi a mi papá maniobrar en cada bache, para que nuestro viaje fuese cómodo. (Por lo cual, no tuvo mucho éxito ya que el asfalto de las carreteras no eran muy bueno). La alegría de servir al Señor nos mantenía motivados.

Un buen día, me puse un poco demasiado ambicioso y decidí probar y montar el bicicleta de ruedas grandes de mi padre (como el de la imagen, una marca llamada HERO, si alguien se acuerda de los buenos viejos tiempos).

Shyjus-dad-cycle-typeMis piernas apenas llegaron a la tierra, pero me las arreglé para mantenerla estable y salte sobre ella. Después de unos minutos, me di cuenta de que no podía detener la bicicleta si quería hacerlo, porque mi pierna no podía alcanzar el suelo y el bicicleta había adquirido cierta velocidad para entonces. De alguna manera logré frenar un poco y me tome de un poste en el lado de la carretera. Me aferré a él, mientras yo todavía estaba sentado en el bicicleta y me quedé así.

Usted no se ahoga al caer en el agua. Se ahoga por estar allí.

Algunas personas que pasaban por el lugar estaban dispuestas a ayudarme a bajarme de la bicicleta, pero me negué hasta que mi papá llegó a ese lugar, quien estaba descansando en su hora de almuerzo del trabajo. Todo este incidente me había afectado mal y empecé a llorar. De pronto mi padre estaba en aquel lugar y con sus grandes brazos me rescató. Durante mucho tiempo después de todo este episodio, yo tenía miedo de montar en bicicleta de nuevo, hasta que un día, cuando mi padre me sentó y me dijo: “Hijo, usted tendrá muchos momentos de miedo en la vida, pero eso no significa que usted debe darse por vencido.”

Lo que él dijo, (a decir verdad) aún hoy en día se repite. Hay muchos momentos de miedo y daños en la vida que seguirán llamando a nuestras puertas. Eso no significa que debamos renunciar. Debemos continuar.

¿No nos hemos dado cuenta de que desde niños pequeños hasta adultos, las personas tropiezan y se caen? Y caen más de una vez, pero el secreto de su éxito es simple. Ellos continúan  levantándose.

baby-standing

¿Cómo podemos renunciar al deseo de levantarnos para regresar a caminar con el Señor?

“El secreto de un hombre en pie regresar al lugar en donde se cayó.”

Queridos amigos, es un secreto simple el éxito , es continuar levantándose.

Continuar levantándose hasta que usted pueda pararse en alto.

Continuar levantándose hasta que comience a caminar.

Continuar levantándose_ hasta que no tenga miedo.

Continuar levantándose_ hasta que  pueda correr.

Y continúan levantándose hasta que vea a Jesús cara a cara.

Hay un Dios implacable en busca de una generación incansable.

Continúe levantándose.

¿Ha tenido situaciones en las que se atrevió a volver a levantarse? ¿Cómo ha superado sus miedos?