Bienvenidos! Este artículo es parte de la serie de pecados secretos. Vea todos los temas de la serie aquí.

[French Translation] [English Translation] El tema de la homosexualidad no ha sido un tema fácil de tratar en la iglesia con la pasión, la religión y las palabras desenfrenadas ser arrojados pulg.

homosexuality

Alguien que trata de comprender la homosexualidad, también debe analizar su propia estructura de creencias. Lo que la Biblia dice que no tiene ningún efecto si usted no entiende la estructura de cómo somos creados y para que fuimos creados. Nuestra generación está claramente alimentada por ciertos pensamientos que necesitan ser primeramente aclarados. La idea de que estos son deseos naturales y que fueron hechos por Dios, y por lo tanto, Dios no los condena, es uno de los engaños más grandes que impiden la comprensión de la verdad. Esta perversión de la naturaleza humana se ve agravada por la arrogancia del hombre que al no encontrar respuestas, los hace creer que por esto tampoco tienen que dar explicaciones ni a Dios ni a nadie. Ambas ideas provienen de la naturaleza del hombre que siempre ha tendido a rebelarse contra Dios. La rebeldía hace parte de la naturaleza misma del hombre.

Así que para entender el propósito paro lo cual fuimos realmente creados, debemos empezar por reconocer que no nos pertenecemos a nosotros mismo, sino que pertenecemos directamente a Jesús y es aquí donde nos devolvemos al principio del libro del Génesis. Dios nos creó al hombre y la mujer en una unión bendecida por Dios. Y fue en este jardín donde la serpiente engañó a Eva tentándola con la fruta prohibida.

La Biblia nos enseña que todas las personas nacen con un deseo intrínseco de pecar. La caída del hombre en pecado es la que al principio nos hace tener esos deseos, los cuales no provienen de Dios. Esto incluye la perversión de la orientación sexual que Dios originalmente diseñó para hombre y mujer.

La Posición de la Iglesia

La gente tiende a irse por la tangente con sus acusaciones de que la comunidad gay será señalada y juzgada en su momento. Es una lástima que un seguidor de Jesús, o cualquier otra persona opte por burlarse o menospreciar a otro ser humano que este padeciendo por cualquier tipo de pecado. Sin embargo, nuestro odio no hace la diferencia. Cierto es que Dios odia el pecado, pero también cierto es que El ama al pecador. Los cristianos podemos haber señalado este hecho pecaminoso mucho más que cualquier otro, debido seguramente a la atención que este recibe, pero la Biblia no lo hace.

La Posición de La Biblia

La Biblia trata este pecado como cualquier otro pecado relacionado con inmoralidad sexual. El adolescente que tiene relaciones sexuales antes del matrimonio, o la pareja que vive en unión libre, o en cualquier otro tipo de relación que incluya actividad sexual fuera del pacto del matrimonio entre un esposo y una esposa, o incluso la lujuria o el deseo sexual en la mente hacia alguien más; son contemplados en La Biblia de la misma bandera – PECADO.

Libertad

La mayoría de las personas con deseos homosexuales creen que nacieron con estas tendencias. Algunos hombres casados ​​pueden sentirse atraídos por varias mujeres, eso no quiere decir que nacieron esta tendencia por lo que deberían llamarse polígamos. Así que el cambio comienza en tu mente y en tu forma de pensar.

No hay daño, abuso o distorsión de ninguna índole que el diablo haya inventado y que el poder de Jesús no pueda transformar.

Esta es la razón por la cual Jesús vino a morir por nosotros. Para ayudarnos en lo que nosotros mismos no podíamos ayudarnos. Jesús murió para salvarnos de todos nuestros pecados y debido a que Jesús se sacrificó por nosotros, le pertenecemos a Él. Es aquí donde El se convierte en nuestro Señor y Salvador trayendo todas nuestras acciones (incluyendo nuestra vida sexual) bajo su autoridad y reinado.

El punto de partida del cambio es aceptar primero su situación como cualquier otro pecado que requiera de la gracia de Dios para vencer. Negar o minimizar su lucha nunca es la solución. Es en el arrepentimiento, donde el Señor te dará la gracia necesaria para vencer el pecado. Al igual que cualquier otro pecado, es necesario que hullas de él y sustituyas la búsqueda del pecado por la búsqueda de Dios. Y en compañía de los que invocan el nombre del Señor con corazón puro continuarán trayendo sanidad y libertad de su condición pecaminosa de su corazón.

Simply remember, the secret of the standing man is that he got back up from where he last fell. Keep getting back up and running the race – His grace is enough.

Simplemente recuerde que el secreto del hombre para mantenerse firme es recordar cómo se sentía consigo mismo la última vez que cayó. Sigue adelante, la carrera no ha terminado y bástate en Su gracia.

Fuentes

– Lecturas adicionales:

En la intersección de las identidades religiosas y sexuales: una perspectiva cristiana sobre la homosexualidad (PDF Sólo en Inglés)

Psicología Cristiana y la Respuesta Acerca de la Homosexualidad (PDF Sólo en Inglés)

¿Qué le dirías a tu amigo o a tu hijo, o a tu hija, si vienen a ti y dice: “Creo que soy homosexual”? ¿Cómo su orientación sexual se desvió? ¿Pueden cambiar, y si es así, qué tipo de cambio se puede esperar, incluso, esperanza hay? ¿Cómo lo aconsejarías y como los ministrarías?

Pregunta: ¿Cuáles son sus pensamientos sobre el tema? ¿Tienes la oportunidad de ministrar a alguien con la fortaleza de la homosexualidad? O tal vez usted ha tenido problemas en este, pero he ministrado bíblicamente por los demás?

[La semana que viene en el SS-Series:. “La caída de Ted Bundy, De la pornografía a un asesino en serie [Entrevista]” Suscríbete gratis para recibir el mensaje en su bandeja de entrada aquí]