[English Translation] [French Translation] Hace poco escuché una canción de la Alvin y las ardillas en tener un mal día. Me di cuenta de que todos tenemos nuestros días malos ocasionales. ¿Alguna vez alguien te pregunto si estabas bien? Y respondió diciendo: “Sí, estoy bien”, cuando con toda honestidad usted realmente estaban teniendo un mal día?

En una hermosa mañana cuando el sol está brillando pájaros cantando con dulzura, usted esta descansado y listos para tomar todo lo que el día tiene reservado para ti, todo parece tan bueno y justo cuando están a punto de salir de la casa, se derrama su café en su camisa nueva. Se va a cambiar y ahora ve que llega tarde. Se arregla con rapidez, le grita a alguien en su camino de salida, pierde su transporte y finalmente cuando llega recibe el reclamo de su jefe.

Ahora a pesar de que no se ve de esa manera, el diablo no está en contra de su manera de beber café,ni le interesa su camisa nueva o cualquier cosa que ocurrió durante ese día. La verdad es que el  simplemente esta  tratando de controlar su mente. Él sabe que una cosa es segura que si él puede conseguir molestarte lo suficiente, te puede alejar lo suficientemente  de Dios.

Sé que este escenario no es nada en comparación con otros peores escenas de la vida real que nos sacuden de vez en cuando. Pero recuerde cómo responde cada vez que el diablo arroja algo en su camino, es muy importante.

Cómo usted responde a su situación lo cambia todo.

Por ejemplo, en el Antiguo Testamento, cómo Adán respondió en ese momento de debilidad compró pecado, la enfermedad y la vergüenza de este mundo. En el Nuevo Testamento, como Pedro respondio con el temor, dio la traición, seguida por un profundo dolor y culpa. Hay una cosa que es común en todas las circunstancias que el enemigo trae contra nosotros – Él quiere que nos alejamos de Dios. Puede dejar que las situaciones que te lleve lejos de Dios o le ayuda a que no crescas en madurez mental y espiritual.

Su enemigo sabe mejor que nadie que puede ganarle más de su tiempo a su tiempo de oración y de estudio de la Palabra, si él se puede pocesionar por encima de su mente. Si él puede conseguir alejarlo entonces ha ganado la batalla. La Biblia nos exhorta, “para ser renovados en la actitud de su mente.” Efesios 4:23 Una persona se define por su mente.  Proverbios 23:7 dice: “Porque cual es su pensamiento en su corazón, así es él“.

Aquí hay cinco cosas sencillas para recordar cuando sientes que es un mal día:

1.El paso crucial es ir a Dios en primer lugar. Su presencia nos da una mejor perspectiva de la vida. Muevase por el Espíritu, y pidale a Dios que le ayude a ganar más de la situación. Entregese a Dios, – Mentalmente, – emocionalmente – Y espiritualmente.

2. Elévate por encima de la situación. Esté dispuesto a ver el panorama completo. Espere mas de Dios que de los hombres. Perdonar para ser perdonados. No haga caso de lo problemas. Sea como Cristo.

3. En caso de que lastimo a alguien, sea pronto para pedirle perdón,mientras más rápido, mejor. Y no se defienda. Acepte su momento de debilidad. Todos tenemos nuestros propios momentos de débiles.

4. Regrese su sonrisa. (Recuerde que el diablo quiere que usted este molesto, triste y robar su alegría)

5. Continue con su día como cualquier otro día. Tú eres más que conquistador!

Ahora que el enemigo ha perdido con esta estrategia en contra de usted, recuerde, que va a esforzarse más la próxima vez. Pero si usted está decidido, con la ayuda de Dios, _ crezca para convertirse en un niño maduro de Dios.

Pregunta: ¿Usted se enfrenta a este tipo de momentos de debilidad en la que se descontrola? ¿Qué lecciones han aprendido en sus días malos?