[English Translation] [French Translation] Mientras ofrecía una despedida a mi querido mentor quien se iba para los Estados Unidos, tuve la oportunidad de escucharle decir como Dios había bendecido el trabajo de sus manos y como su negocio en pleno auge lo había vuelto tan prospero.

Studioshot serie of a caucasian finnish businessman

El me dijo ¨Shyju, a la fecha, yo no he fijado una meta mensual ni anual. Yo solo he obedecido a lo que Dios me dice que haga. Invierto en lo que Dios me orienta. Y dejo que Dios haga lo que El quiera hacer. Yo simplemente lo miro como el va poniendo todo en orden de una forma que nunca me imaginaría.

No se tu pero eso me recuerda al caminar en fe de Abraham. Las bendiciones fueron resultados directos de su obediencia a la voluntad de Dios. No separes la fe de tu vida laboral. Tu jefe no es tu Dios.

Confía en Dios, permitele hacer su parte y deja que El the guíe y te muestre Su camino. Te vas a sorprender de como El puede generar que te promuevan o que te aumenten el salario sin tener que sobre-esforzarte o trabajar tiempo extra.

Vivimos en un mundo tergiversado donde tristemente el trabajo define el valor de una persona y la seguridad de su futuro. Hoy, a la gente se le engaña para que crean que si tienen una casa mas grande o un mejor carro, esto les permitirá ser mas exitosos y vivir mas felices.

La gente que cree que su éxito es directamente proporcional a su salario, siempre serán guiados a ganar mas y mas dinero. Eventualmente, esto les va a robar su alegría, su contentamiento y su gratitud a Dios por todo lo que El ya ha hecho en sus vidas.

Tienes que preguntarte, ¨Mi trabajo de por si se lleva la mayor parte del tiempo, el cual pertenece realmente a Dios y a mi familia, será que realmente vale la pena ser promovido?”

No hay ninguna razón que pueda justificar tu falta de oración o lectura de Su palabra. No permita que el estar tan ocupado te quite el gozo de vivir la vida con la cual ya Dios te bendijo. No comprometas el tiempo con tu esposa y con tus hijos.

Sigue con un temor reverente a Dios, persigue su justicia y honrralo sobre todas las cosas en tu vida. Huye y resiste la tentación de confiar en ti mismo por encima de ser totalmente dependiente de Dios. Esto es entonces, menos de ti y todo de El.

Ahora ve, confía en El y mira como El multiplica sus bendiciones en ti en el momento que El ya señalo.

Este articulo se relaciona con tu situación actual? Que te ha ayudado a conseguir ese codiciado asenso? Comparte con nosotros tus comentarios a continuación.