faith-mustardseed

[Traducción: Inglés | Francés ]

Estimado creyente, el post de hoy es del Pastor Lolo Holonou.

Vamos a tratar sobre la importancia de la fe, su significado real y su naturaleza.

Mateo 17:20.

Jesús les dijo: “Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible”.

 Cuando somos guiados y vivimos por vista.

Estamos viviendo días actuales, donde la única cosa que parece ser de gran influencia en nosotros los hombres es nuestra vista natural. Cuando se trata de dirección en la vida, de elecciones que hacemos, de ideas que decimos, de nuestro comportamiento moral y social; de lo que podemos ver y tocar, o de las cosas que son de naturaleza tangible; todos  ellos, parecen tener sobre nosotros, influencias más fuertes.

Esta línea de actuación influye, incluso entre cristianos, que seamos dirigidos directamente por la vista. Todo lo contrario del mandamiento de Dios, preciosa santa Palabra escrita que dice: “el justo no vivirá por vista sino por fe.”

¿Hallará Dios gente de fe hoy?

Lucas 18:8.

“Os digo que pronto les hará justicia. No obstante, cuando el Hijo del Hombre venga, ¿hallará fe en la tierra?”

Si hay una cosa que Jesús va a estar buscando cuando venga en su gloria, será fe en la tierra.

Dios está buscando hoy en día gente de fe, personas que no se muevan por lo que ven o sienten, sino que tomen a Dios en Su Palabra.

Se dice de Abraham, el padre de la fe, que él creyó a Dios y le fue contado por justicia. Tomó la palabra de Dios a pesar de sus circunstancias y fue declarado justo por confiar. Este tipo de fe, la fe en Dios, es la fe que Él está buscando entre sus hijos.

Vamos a tratar más adelante, sobre la  fe, comparada con una semilla de mostaza; pero es necesario comprender, su importancia y su significado real.

La importancia de la fe.

“Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que Él es galardonador de los que le buscan.” [Hebreos 11:6]

Por favor entiendan esto: Sin fe es imposible agradar a Dios.

Dios no quiere que vivamos por lo que vemos, sino por lo que Él dice y como único se puede complacer es creyéndole y caminando a la luz de Su palabra, incluso cuando las circunstancias parecen estar en contra de ello.

Las cosas visibles a nuestros ojos naturales, son temporales; pero las que son invisibles, son eternas. Y es la fe lo que hace esas cosas reales y eternas para nosotros.

Es absolutamente vital, ¡caminar por la fe en esta vida, mi amigo!

 Para comprender bien lo que es la fe, vamos a empezar por averiguar lo que la fe no es.

 Lo que no es fe.

 La fe no es un riesgo. No es un intento de lograr algo. Se activa basándose en fundamentos reales. Lo que hoy, usualmente,  llamamos fe, no es la fe de la que habla la Biblia. Tomamos riesgos y lo llamamos fe; pero por favor, entendamos que en la fe, ¡el riesgo es cero! No es salir hacia lo desconocido, en el sentido de tomar una oportunidad, sino que estás saliendo a la tierra santa, sabiendo que nuestro Padre se ha hecho cargo de todo.

La fe no es esperanza. La esperanza es simplemente una feliz anticipación y la expectativa de un futuro bueno y favorable. Esperanza conlleva un cierto grado de expectativa, mientras que la fe lleva a la confianza absoluta. Mientras que la esperanza es tiempo futuro, la fe es siempre tiempo presente. Por tanto, ¡lo recibo ahora!

 La fe tiene un fundamento: la Palabra de Dios.

Preciosa santa Palabra de Dios escrita, preciosa y santa Palabra de Dios hablada. La Palabra de Dios es el único fundamento de la fe, y es un fundamento seguro y sólido que nunca puede ser sacudido. “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”, así dice Jehová.

Romanos 10:17.

“La fe viene por el oír, y el oír por la palabra de Dios.”

¿Vamos ahora a comprometernos con la Palabra de Dios? ¿Vamos a pararnos sobre sus promesas sagradas y preciosas? Eso depende de nosotros. ¡Es la Palabra de Dios la que acumula fe en nuestros corazones!

La fe no es algo que se intenta, es algo que se hace; en base a una declaración definitiva de la Palabra de Dios.

Podríamos estar animados por las experiencias de los demás, pero es peligroso tratar de actuar en base a la experiencia de otra persona llamándola Fe, sin tener una revelación personal, ni la convicción que se imparte por la fe.

Así que, ¿Qué es la fe exactamente?

En definitiva, la mejor definición de la fe se encuentra en [Hebreos 11: 1-3]:

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos.  Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.”

La fe es una fuerza sobrenatural que opera en el reino invisible para manifestarse en el ámbito natural de las cosas que esperamos.

¡En fe damos permiso al Cielo para invadir nuestras situaciones con las posibilidades divinas de Dios!

 ¿Cuándo podemos tener la fe similar a la de Dios?

Ya tenemos fe en el interior de nosotros ahora. Dios repartió a cada uno una medida de Fe. (Romanos 12:3)

Amigos, la fe es un don de Dios. Es una parte de la Gracia de Dios que está obrando en su vida y es nuestra responsabilidad desarrollarla a través de la constante exposición y obediencia a la Palabra de Dios.

Amigo, es hora de dejar de ser influenciado por la apariencia de sus circunstancias, es hora de empezar a creer a Dios con todo su corazón hoy. Solamente elévese, deshágase de todo temor y duda, crea a Dios hoy y verá lo que El hará por usted.

Espero que haya sido bendecido con este mensaje. Si es así, ¡no se olvide de compartirlo con sus amigos!