Acompáñenos en esta nueva serie sobre la identidad dirigida por Shyju Mathew, fundador de RN.

Para tener conocimiento de quienes somos, tenemos que entender de quiénes somos, de nuestro Dios. Tenemos que conocer al Señor. Él disfruta de su iglesia. La Biblia dice que los que conocen a su Dios harán proezas (Dan 11:32). Sin embargo, Juan el Bautista fue víctima de la confusión, no porque no conocía a su Dios, sino porque no entendía la manera que Dios lo veía. El no conocer su identidad le costó su vida.

Hay un peligro cuando no sabemos cómo nos ve Dios.

Nuestro Padre celestial nos da un nombre, una identidad, también nos da límites y instrucciones. Es esencial que conozcamos nuestra herencia espiritual. Tenemos que conocer a nuestra pareja, conocernos a nosotros mismos y las debilidades de nuestra carne. Tenemos que conocer a nuestros hijos porque ellos llevan nuestro nombre y nuestro legado.

Tenemos que saber como nos ve Dios!

En Apocalipsis 1:4-6, el Apóstol Juan comienza con una bendición:
Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir, y de los siete espíritus que están delante de su trono;
5 y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, 6 y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.

Amigos, hay algo que el Apóstol Juan le estaba enseñando a la Iglesia que cada hijo de Dios tiene; y estas 2 cosas son: Gracia y Paz.

Hay diferentes niveles en este regalo de Dios. En dos ocasiones, el Apóstol Pedro bendijo a la Iglesia diciendo “Gracia y paz os sean multiplicadas”(1 y 2 Pedro 1:2). Quizá te estarás preguntando, qué estaba pasando en la iglesia para que necesitarán una multiplicación de gracia?

¡Encuentra a un hombre de Dios que esté consciente de la gracia de Dios que él lleva, que pueda declarar una palabra que causará que la gracia se multiplique en tu vida!.

¡Es la bendición de un padre, la bendición de un profeta, la bendición de un apóstol, que puede transmitir multiplicación de gracia y paz sobre la Iglesia!

Querido lector, recibe esta oración:

Te bendigo, no fracasarás, tendrás victoria. No serás esparcido ni serás débil, serás próspero. Hoy declaro que lo que hay en el corazón de Dios se cumplirá en tu vida. ¡Que Gracia y Paz os sean multiplicadas, en el Nombre de Jesús!

Quizás preguntaras, de dónde viene esta gracia?

La gracia que el Apóstol Pablo se está refiriendo en el libro de Apocalipsis, viene de alguien que estuvo presente en el pasado, que está presente en el presente y que estará presente en el futuro. ¡Esta gracia viene por medio de Cristo!.

(Romanos 5:15) Pero el don no fue como la transgresión; porque si por la transgresión de aquel murieron los muchos, abundan más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo.

Amados, lo que ocurrió en tu pasado si tiene importancia, el enemigo quiso crear trauma. ¡Quiso pisotear tu pasado para alterar tu futuro!.
¡Pero Dios estaba presente en tu pasado! aunque no lo veías, Dios está presente ahora. ¡Y El Señor Jesucristo quien te ama, estará presente en tu futuro!.

¡Amados, El Dios de tu pasado, El Dios de tu presente, y tu Dios que está en tu futuro declara GRACIA y PAZ sobre ti!

No hay razón de temer lo que vendrá mañana, no hay que temer lo que ocurrió la semana pasada, ahora o el próximo año.

¡Sostiene la mano del Señor quien te da Gracia y Paz!

¡El Dios Todopoderoso declara Gracia y Paz sobre ti AHORA!. ¡Nuestro Dios de amor declara Gracia y Paz sobre tu futuro!.

Amados, conocer tu identidad es conocer a quien le perteneces: ¡Al Dios Quien Fue, Quien Es y QUIÉN HA De VENIR!.

Nuestro Dios ya está en tu futuro.

Nuestro Dios que abre el Libro De Memoria de nuestra vida; se acordará de ti! Se acuerdara de cada semilla que has sembrado, de cada altar que has construido, de cada acto generoso, de cada acto de bondad, de lealtad, de paciencia, de cada servicio que has prestado. ¡Aunque tenías pocas fuerzas, te acordastes del Señor y Él se acuerda de ti!

¡Hoy es un día de VICTORIA porque hemos decidido acordarnos de nuestro Dios!

Paz y Gracia sobre tu pasado. Paz y Gracia sobre tu presente. ¡Paz y Gracia sobre tu futuro! ¡Nuestro Dios es fiel! ¡El amor De Dios nunca se acaba!

¡Que CONOZCAS la gracia en una nueva dimensión en tu vida! ¡Que CONOZCAS cómo te VE tu Dios, con GRACIA y PAZ por medio de Jesucristo nuestro Salvador!