Estimados lectores de RN, ¡bienvenidos a la nueva y emocionante parte de la serie Preparándose para la hora de medianoche! En esta Parte 6, nuestro amado Pastor y Profeta Shyju Mathew nos enseña cómo buscar a Dios para que podamos tener acceso a las cosas de Dios y recibir de Dios. Si no ha tenido la oportunidad de leer la Parte 5 de esta serie de esta serie, haga clic aquí: Volviendo a la voz

Apocalipsis 1: 12-13
Entonces me di la vuelta para ver la voz que me hablaba, y al encender vi siete gradas de lámparas de oro, y en medio de las gradas de la lámpara, Uno como el Hijo del Hombre.

 Amado, ¿tienes hambre de la Palabra?

¿Conoces la transformación que se produce cuando la Palabra se convierte en nuestro sustento diario? ¿Entiendes cómo esta Palabra te prepara como Su Esposa?
Aquí, en este pasaje, vemos al Señor Jesús, de pie entre siete candelabros y hablando, el mismo Dios que comenzó todas las cosas en el Génesis. Su Palabra lo creó todo.
Cuando Dios creó todas las cosas, habló y sacó la tierra, el sol, la luna, las estrellas y toda la creación.
En un momento de este hermoso proceso, Dios dejó de hablar y él mismo bajó, tomó esa tierra y del polvo, creó al hombre a su imagen y semejanza, Su creación favorita, una imagen espejo de Sí mismo, como “hombre y mujer, los hizo” (Gn 1, 27).
La Biblia entonces dice, cómo cada noche, Dios bajaba al Jardín para caminar entre Su creación, para tener comunión con Adán, a quien creó. Era su manera. Era Su corazón.
En el Antiguo Testamento, siglos después, cuando Dios bajó con Su gloria completa ante Moisés, el pueblo de Dios tenía tanto miedo que rogó que no continuaran, en caso de que murieran de esa gran vista (Exodo 20:19).
Por lo tanto, no es de extrañar que, en este pasaje de Apocalipsis, el Señor Jesús baje entre la humanidad, para caminar entre Su pueblo, deseando estar entre Sus Iglesias. ¡El deseo de Dios por Sus hijos ha sido el mismo desde la Creación!

 Dado el deseo de nuestro Dios por nosotros, es fundamental que no nos acerquemos a Dios a nivel superficial.

Es fundamental para nosotros, como hijos de Dios, prestar atención a cómo debemos buscar a Dios, para que podamos acceder a las cosas de Dios y recibir de Dios.
La experiencia de Ezequiel con Dios ha sido destacada por el Espíritu al considerar:
Ezequiel 3:1 -3 “Y me dijo: “Hijo de hombre, come lo que encuentres aquí. Come este pergamino y vete, habla con la casa de Israel.” Así que abrí la boca y me dio este pergamino para comer. Y me dijo: “Hijo de hombre, alimenta tu barriga con este pergamino que te doy y llena tu estómago con él”. Luego me lo comí y estaba en mi boca como miel dulce.
Dios es específico: “No quiero que te lo comas, quiero que llenes tu estómago con él. Para que cuando hables, no se acerca nada más que el pergamino”. Para que Ezequiel completara su asignación, el pergamino proporcionado tenía que ir profundo dentro de él, conocimiento pasado al lugar de entendimiento.

 Dios requería que el profeta se saturase con la Palabra, para que, al abrir la boca, pudiera hablar como la Voz de Dios.

La forma en que funcionan, la forma en que “sed la luz”, la forma en que eres “la sal de la tierra”, Pueblo de Dios, depende absolutamente de tu ingesta: Sé lleno de la Palabra. Cuando manejamos la Escritura, debe pasar de la simple alimentación de la mente, a donde alimenta el espíritu. Al igual que el profeta Ezequiel, Dios alienta a Su Esposa a dejar que la Palabra se adentra en su espíritu.
Cuando la Escritura habla de ríos de Dios que fluirán desde el interior de tu vientre (Juan 7:38), Dios no está hablando del estómago, está hablando de las partes más íntimas de ti.

 Cuando la Escritura se ha convertido en parte de ti, comienzas a funcionar como un portavoz de Dios.

No podemos llegar a ser el portavoz de Dios a menos que estemos completamente saturados por ella, por lo que debemos llegar a ser uno con él. Para ello, debemos enamorarnos del Autor de esa Escritura y ser llevados por el Autor que desea lo todo.

¿Oyes el grito del Espíritu?

Mientras el Señor permanece entre los candelabros, deseando que Su novia conozca más Su corazón, para entender más Su mente, que nosotros, Su Esposa, lleguemos a esa dimensión.

Comienza con nuestra digestión de las Escrituras por medio de la revelación del Espíritu.

Amado, ¡que conozcamos Su cercanía y consuma Su pergamino viviente hoy! ¡Que seamos guiados por el Espíritu, y que nuestro entendimiento se profundice, para que podamos recibir de la Mano de nuestro Señor!

¡Este día, Amado, que sean encontrados bajo la Mano Poderosa de Dios, y que Su Presencia os haga regocijaros, ¡en el Nombre Poderoso de Jesús! ¡Amén!

Para escuchar este poderoso mensaje del profeta Shyju Mathew, dirígete aquí al video del sermón en el idioma de tu elección:

Inglés: https://www.youtube.com/watch?v=wUl7XwP0yDE
Español: https://www.youtube.com/watch?v=hCj41OJuEEE
Francés: https://www.youtube.com/watch?v=0QxJbZtTxSk
Malayalam: https://www.youtube.com/watch?v=dGwsU3ik3Kw
Italiano: https://www.youtube.com/watch?v=Zk_SonKj_g0
Hindi: https://www.youtube.com/watch?v=aa42seSiW