¡Bienvenido familia GTH! Hoy es el 5to día de nuestra serie Devocional sobre el Salmo 106 del Estudio Bíblico del Profeta Shyju Mathew, Iglesia Emmanuel, en Montreal. Ayer (día 4), aprendimos a someter nuestros deseos a Dios. Hoy, aprenderemos sobre la importancia de temer al Señor. ¡No olvides compartirlo con un amigo y disfrutar este día!

Día 5: TEME A DIOS Y NO LE RECLAMES

En el Salmo 106: 15 leemos: “Así que les dio lo que pidieron, pero envió una plaga junto con ellos”.

Me he dado cuenta de que si constantemente pedimos algo a Dios, Él puede darnos eso; pero después, debemos soportar las consecuencias de nuestras peticiones. Note usted lo mismo en la historia del hijo pródigo; cuando el Padre le da al hijo lo que pide, pero después antes del tiempo señalado, lo pierde todo.

Una señal importante a tener en cuenta es cuando usted pierde el sueño por un deseo o fuerte anhelo. Esto es algo peligroso, verá por qué: cualquier deseo de su alma tendrá su fruto en el reino del alma y cualquier cosa deseada en su espíritu, tendrá un resultado espiritual; es decir, cosechará paz y alegría. Pero si su deseo está en la carne, cosechará carne. 

Entonces, cuando usted sienta un deseo ferviente por algo, lo mejor será preguntarse: “¿Está Dios en esto?” Venga a un lugar donde cada deseo sea procesado por los ojos de Dios.

Nunca le ponga costo a su obediencia. NO permita que su deseo más pequeño se mueva más allá del escrutinio de Sus ojos.

Ande por fe y rinda a Su creador todos sus deseos. Sea lo suficientemente paciente como para escuchar y luego hacer.

Oremos: Señor, elimina todo deseo insistente de mi carne que consuma mis pensamientos, mis sueños, mi corazón y mi mente. ¡Salgan en el Nombre de Jesús! ¡Que mi único deseo que me consuma sea honrar a Jesús!

Mañana nos enfocaremos en encontrar a tu Moisés. ¡Le rogamos que sea bendecido en este día!