Hay una pregunta alarmante: Que hay en su cuenta bancaria?

En Lucas 7:1-10, Jesús entró en Capernaúm. Había allí un centurión, cuyo siervo, a quien él estimaba mucho, estaba enfermo. El centurión mandó a unos dirigentes de los Judíos a pedirle a Jesús que fuera a sanar a su siervo. Sorprendentemente, los dirigentes de los Judíos le suplicaron que fuera a sanar, no al centurión ni a su esposa o hijos, sino al siervo. El hombre era Romano, el ejército que estaba cruelmente oprimiendo a los Judíos. Porque pidieron este favor tan inesperado ?

Ellos vinieron a Jesús y le rogaron con solicitud, diciéndole “ Es digno de que le concedas esto; porque ama a nuestra nación, y nos edificó una sinagoga”. Lucas 7:5 RVR.

Quizás el centurión no compartía la misma creencia que los Judíos pero él era un hombre de discernimiento. El conocía la relación que los Judíos tenían con su Dios y por eso tomó su propia financia y les construyó un lugar de culto, una sinagoga para que pudieran adorar a su Dios.

Aunque el enfoque de la misión de Jesús era para el pueblo Judío, Él no rechazó la súplica de los Judíos. Por su razonamiento, Jesús se dirigió hacia el hombre que había hecho un sacrificio de construir un altar para Dios.

Para los hombres y mujeres de Dios que aman el cuerpo de Cristo: Todo lo que hagan para El Señor es un depósito en su cuenta espiritual en el cielo.

El Centurión cosechó mucho más que la bendición de la salud de su siervo.

Vendrá un tiempo en el cual usted va a necesitar a su favor de la gracia de Dios y de su misericordia. Ahora la pregunta es: que se va encontrar en su cuenta espiritual en el cielo cuando el libro de la memoria se habrá y su nombre se encuentre allí escrito?. Ojala que la misericordia de Dios sea hallada a su favor como lo fue para ese centurión y su siervo y que El Señor vea su sacrificio !

En Hechos 9:36-40, una mujer llamada Dorcas fue resucitada de los muertos. Ella era de tanta bendición para la iglesia que ellos rogaron a Pedro que la resucitara. Le dijeron “No tardes en venir !”

El sacrificio que hizo el centurión causó a otros rogarle a Jesús diciendo: “¡Por favor, ayúdale!. El se sacrifico para construirnos una sinagoga y en este momento el se encuentra en necesidad, así que tienes que venir”.

Imagínense que la vida de ustedes fuese tan valiosa hasta provocar que toda la comunidad de fe se levante para rogarle a Dios por su recuperación!

Que su vida sea de tanta bendición al cuerpo de Cristo que no pueda quedarse muerto!

Hay muchas cosas que usted puede hacer en la casa De Dios, en El Reino De Dios y en El nombre del Señor que serán contadas aún después que usted se haya muerto. Un depósito en su cuenta podría garantizar el que otros puedan tocar la puerta a su favor y decir, “No es su tiempo de morir!”

Hay una gracia que vendrá sobre sus hijos porque Mama o Papa amaban el cuerpo de Cristo. Pueblo de Dios, cuando usted se ocupa de el cuerpo de Cristo, Dios se ocupará de usted! Cuando usted cuida de la familia de Dios, El cuidara de su familia!

El plan del enemigo es desconectarlo del Cuerpo de Cristo y causar división porque el acusador odia la unidad. El quiere descoyuntar y dividir su corazón, porque un cuerpo descoyuntado solo produce dolor.

Una estrategia que usa el enemigo es convencerlo de que la iglesia es solo una organización más. En esta cultura donde los aparatos electrónicos se están apoderando del ser humano, nos estamos alejando cada vez más el uno del otro . Las divisiones son algo común.

Jesús ha prometido , “Bienaventurados los pacificadores.” (Math. 5:9) Cuando usted lucha por mantener la paz entre las personas, su vida será bendecida con paz. Ciertas bendiciones le seguirán a usted y a sus hijos cuando traten a la iglesia no como una organización, pero como a una familia, como a un solo cuerpo!

Cuando su enfoque hacia el Cuerpo es el amor, este permanece arraigado y crecerá.

Considere el sacerdocio: Fíjese en la vestidura de Aarón el sumo sacerdote. Note que era como la del Señor, un manto tejido de una sola pieza de arriba hacia abajo. La biblia nos dice que cuando el aceite fue derramado sobre la cabeza de Aarón, el aceite descendió sobre la barba y bajó hasta el borde de sus vestiduras.
(Salmos 133:2).

Cuando hay unidad, la gracia que está sobre la cabeza es la gracia que baja hasta los pies. La gracia sobre el líder de la casa es la misma gracia que llega al que está sirviendo en el estacionamiento de afuera, cuando estamos alineados, somos bendecidos con un manto de una sola pieza!

El enemigo trabaja arduamente en miles de las Iglesias, causando divisiones y pleitos, convirtiendo a los creyentes en armas para romper ese manto. El sabe que la única manera que nos puede vencer es dividiendonos.

Resístanlo. Elijan invertir en la eternidad.

Los bendigo en el Nombre del Señor, y que su gracia sea sobre usted y que esta continúe fluyendo hacia sus futuras generaciones!

Como los diezmos que dio Abraham causaron que la bendición fluyera hacia los Levitas, que sus futuras generaciones cosechen la bendición del amor de Dios que usted derrame sobre el cuerpo de Cristo, en el nombre de Jesús!

Que su cuenta de amor en el Cielo sobreabunde hasta alcanzar a los hijos de sus hijos por mil generaciones! Sean bendecidos!