Saludos, Lectores de GTH! Esperamos que estén disfrutando de esta serie repleta de poder, ROOTED, nuestra Palabra guía para 2021 en Revive Nations.  En la Parte 4, consideramos cómo la SED es esencial para nuestra búsqueda de Dios. Hoy, la Parte 5 es todo acerca de atraer la Unción! ¿Sabes lo que se necesita para atraer el Aceite del Cielo a tu vida? Acércate, mientras el profeta Shyju Mathew, Fundador de Revive Nations, comparte perlas clave de la vida de David, ¡para que tú también atraigas la mirada del Cielo a tu vida!

Querido amigo, ¿alguna vez te has preguntado por qué David fue elegido para recibir el Aceite de la Unción y no sus hermanos?

Recuerda la historia: El profeta Samuel fue enviado por Dios a la casa de Isaí en Belén, para ungir a uno de sus hijos como rey sobre Israel. El Profeta llegó e informó a Isaí, “Santificaos” e invita a toda la familia al sacrificio en Belén.

Uno por uno, los siete hijos de Isaí pasaron ante el profeta Samuel. Sin embargo, Dios no eligió a ninguno de ellos, informando a Samuel, “Porque el Señor no ve lo que ve el hombre: el hombre mira lo que está delante de sí, pero el Señor mira el corazón.”(1 Samuel 16: 7)

Muchas personas sienten que tienen suficiente sed para recibir la unción. Pero has llegado al lugar donde el Aceite de Dios te mira y dice: “¡Sí!”?

Eliab, el hijo mayor, vino preparado, santificado delante del Señor. Se había preparado para recibir el Aceite. Sin embargo, el Aceite no fue atraído por él. El segundo hijo vino y el Aceite todavía no se movió. Entonces vino el tercer hijo, pero el Aceite se negó a salir del frasco.

No es suficiente que te sientas atraído por el aceite. ¡El Aceite tiene que venir a ti, para ser atraído a ti!

¿Está lista tu cabeza para ser ungida con ese Aceite? ¿Has preparado tu vida, donde la gracia, la misericordia y el favor de Dios ahora son atraídos hacia ti?

El profeta Samuel vio pasar a siete hijos, y luego le preguntó a Isaí: “¿Están todos tus hijos aquí?” Isaí explicó, “Todavía queda el menor, pero he aquí, él está cuidando las ovejas.” Samuel informó a Isaí, “Envia a buscarlo, porque no nos sentaremos hasta que él venga aquí.”(1 Sam. 16:11)

El Profeta declaró: “Nos negamos a sentarnos hasta que traigas a este joven.”¡El Aceite esperaba a David!

Querido amigo, el Aceite del Cielo está esperando a una generación sedienta.

¡Hay un aceite que te está esperando hoy! Hay un llamado de Dios que está esperando, pero el Aceite no vendrá a donde estás; ¡tienes que venir a donde está el Aceite!

Todos estos hermanos de David, se habían consagrado porque habían oído hablar del Aceite. Pero David no tuvo tiempo de consagrarse – ¡ya vivió una vida consagrada! Recién salido del campo, David entró en la habitación e inmediatamente la gracia de Dios sobre Samuel, le hizo saltar y decir: “¡Sí, este es! Le ungirás!”

Hay un lenguaje, una cultura, una consagración, una atmósfera del Óleo de Dios.

Cuando el Aceite de Dios viene sobre alguien, son apartados para una tarea del Señor. Pero en realidad, no era el Aceite el que causó que David se consagrará, él ya vivía una vida apartado para Dios, y eso fue lo qué provocó a David para ahora ser apartado por el Aceite de Dios.

David, el niño que adoraba a Dios en los campos y valles, que luchaba contra osos y leones con el Poder de Dios, un hombre-niño que vivía solitario ante el Dios viviente, este David, vivía apartado para Dios. ¡Vivió listo para el Aceite del Cielo!

Usted puede estudiar a través de las Escrituras: cuando se trata del Aceite, la unción de Dios es muy especial. Lo que lo hace especial, es que este aceite no se encuentra en todo el mundo y si no se encuentra en todo el mundo, entonces es cierto, no se puede ser como todo el mundo.

¿Puede el Aceite mirar su estilo de vida y decir “Yo fui hecho para este!”

¿Puede el Señor declarar, ” Este es el consagrado. Este es uno aparte. Esta es la incomprendida. Este es el que hace las cosas de manera muy diferente. La forma en que él adora es diferente. La forma en que ora es diferente. La forma en que da es diferente. Este es el que la gente no entiende.”

Algunos de ustedes no entienden por qué el enemigo los ha atacado desde que eran niños pequeños. Algunos de ustedes no entienden por qué tienen que pasar por ciertas cosas. Parece que tus amigos son todos felices, pero tú, has tenido una vida diferente, una vida aparte. Habéis vivido incomprendidos por el mundo, pero siempre entendidos por el Aceite que os llama a una vida apartada.

Hijo de Dios, el Señor te ha estado calificando para ese Aceite, apartado del vientre de tu madre. Como Dios le dijo a Jeremías, ” Antes que te formara en el vientre, te conocí, antes que nacieras te aparté; te puse por profeta a las naciones.”(Jer. 1:5)

Tómate un momento y pregúntate a ti mismo:

¿Cuánta sed tengo por las cosas de Dios?
¿Qué tan desesperado estoy por las cosas de Dios?

El nivel de tu desesperación se puede medir por el precio que estás dispuesto a pagar por una vida apartada para Dios.

Si estás desesperado y hambriento por un Movimiento de Dios, si estás sediento de Dios, si eres atraído por ese Aceite, entonces, ¿estás dispuesto a pagar algún precio para probar esa desesperación?

Que estéis arraigado en la Presencia del Señor, en la Voz de nuestro Dios. ¡Que nuestras vidas consagradas atraigan el Aceite hoy!

Para escuchar la Palabra completa del Profeta Shyju, haga clic aquí. ¡Que tu vida de consagración bendiga a esta generación!