[English Translation] [French Translation] Al describir a Adán y Eva en el jardín del Edén, antes que el pecado entrara en sus corazones, la Biblia dice: “Y el hombre y la mujer estaban desnudos y no se avergonzaban.” Génesis 2:25

¿Qué es lo que realmente implica? ¿Y cómo es eso relevante en el contexto actual?

Adam Eden

La vida de Adán y Eva antes del pecado es un tipo y sombra de como un hijo debe caminar sobre esta tierra!

Espera un minuto! ¿Eso quiere decir que tenemos que estar desnudo, al igual que algunos grupos de culto sugiere? Por supuesto que no!

Tenga en cuenta que la primera reacción de Adán y Eva cuando pecaron fue una inmensa vergüenza. Y luego se ocultaron de su Creador con miedo. (Génesis 3:10) La desnudez que sintieron fue el despojo de la autoridad y la confianza para enfrentar con valentía a Dios.

Es por esto que Jesús murió en la cruz – Para restaurar nuestra posición y la relación con Dios.

En Efesios 2:18 dice “Pues por medio de él tenemos acceso al Padre por un mismo Espíritu”. Y en Romanos 5:2 “También por medio de él, y mediante la fe, tenemos acceso a esta gracia en la cual nos mantenemos firmes. Así que nos regocijamos en la esperanza de alcanzar la gloria de Dios”.

Parafraseando, a pesar de que no somos dignos, a través de Cristo Jesús, nuestra vergüenza es quitada. La confianza de ir confiadamente a Dios ha sido restaurada.

Uno de los grandes trucos del enemigo en nuestra generación será la de hacernos sentir indigno, culpable y avergonzado para impedirnos ir a Dios. Los repetidos ataques del enemigo en nuestra vida parecen robarnos nuestra confianza para ir a Dios sin temor alguno. De esta manera elegimos ocultarnos – en el pecado, que finalmente nos lleva a retroceder.

Y lo que queda oculto a Dios está bajo la fortaleza de la oscuridad. Y es cuando te ocultas en la vergüenza de haber dado el primer paso en la trampa del enemigo.

Recuerda, Satanás seguirá firme como el acusador de los hijos de Dios, y tratar de condenar todo el día y de noche diciendo cosas como: “Hiciste lo que no debería haber hecho. Eres culpable, culpable, culpable! ”

En cambio, aquí hay 7 cosas que debemos practicar todos los días:

1 – Necesitas enseñar estos versículos a tu corazón, Romanos 8:15 “Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los adopta como hijos y les permite clamar: «¡Abba! ¡Padre!”

2 – Dios conoce tu debilidad más que tu cónyuge o mejor amigo! El momento en que Jesús se convierte mas que un mejor amigo, tu caminar con Dios se transforma.

3 – Corre a Jesús todos los días. El día en que peques no es el día que falles, pero el día que dejes de correr de regreso a Jesús, es el día en que seguramente fracasarás. No dejes que el enemigo te engañe.

4 – Nunca ocultes tu pecado de Dios. Él lo sabe de todos modos, y Él te ama más que nadie. La cosa más inteligente que hacer es confesar tus pecados a Jesús y el enemigo hará todo lo posible para impedirte que lo hagas.

5 – Confiesa inmediatamente y cada vez que se pierda la marca. No esperes hasta el domingo. No esperes hasta que tus exámenes se terminen. Hazlo allí mismo y en ese momento!

6 – Sigue apoyándote y dependiendo de Jesús para ser santo. Tendrás que hacer esto todos los días de tu vida.

7  – Hulle del pecado y sigue a Dios en todo tiempo. Hacer sólo una de estas cosas no trabaja fuera del otro. Dios seguirá ayudándote a medida que obedezcas 2 Timoteo 2: 22

Creo que mientras lees esto, cualquiera que sea la cadena que el enemigo Satanás ha usado para conectar a él, se ha roto en el poderoso nombre de Jesús!

Ahora ve elevarte como las alas de águila Disfruta de la libertad que trae Jesús

Compartir: ¿Cómo has experimentado esta libertad en tu vida? ¿Qué ha aprendido acerca de disfrutar de la libertad de embrague del pecado? Comentarios a continuación.