¿Cómo mantienes el Equilibrio en tu Vida? ¿Comer sano, hacer ejercicio, dormir bien? 

Todo esto es bueno, pero ¿sabes cómo Jesús vivió en equilibrio constante?

Cuando miramos a Cristo, podemos ver que no era un robot sino humano, como tú y yo. Jesús lloró sobre Jerusalén (Lucas 19:41). Lloró en la tumba de Lázaro (Juan 11:35). Jesús tenía emociones y las expresó claramente, pero Jesús también fue firme como una roca, nunca dirigida por la angustia emocional, en constante comunión con el Padre.

Ahora en Getsemaní, en la víspera de Su crucifixión, seguramente el enemigo trató de secuestrar las emociones de Jesús; de nuevo, satán tuvo cero éxitos. Desde Su bautismo en el Jordán hasta Su último aliento en la cruz, Jesús completó Su misión como Salvador del mundo en plena entrega al Padre.

Pero ¿qué hizo a Jesús tan profundamente afligido en ese jardín (Math 26;36) que der solta lágrimas de sangre en oración? ¿Tenía miedo de morir en la cruz, del dolor y la tortura que soportaría? 

Si miran a Su vida, verán, es imposible que el Señor Jesús tuviera miedo de la muerte, porque él abrazó sin temor Su asignación, compartiendo con Sus discípulos: “Nadie me quita la vida. Lo sacrifico voluntariamente” (Juan 10:18). 

No, amigo, nuestro Jesús no temía a la muerte. Como el Cordero Perfecto expiando el pecado del mundo, Jesús sabía que llegaría el terrible momento en que el Padre apartaría Su Rostro de Su Hijo y esto, Jesús temía por encima de todo. 

Esta era la realidad de la cruz:
¡El que no conocía el pecado se convirtió en pecado para que en El, nos convirtiéramos en la justicia de Dios! (2 Co 5:21)

En el jardín, Jesús pidió a Su Padre que se evitara esta separación a toda costa, porque temía perder la Presencia de Dios por un momento. Finalmente, Jesús se rindió: “No se haga mi voluntad sino la tuya”, con el mismo temor reverente que había mantenido todos los días de Su vida ante el Padre (Mateo 12:50, Juan 6:40).

Nuestro Señor Jesús vivió cada momento en la tierra buscando la voluntad de Dios, con el disfrute constante de la Presencia de Dios nuestro Padre. El pecado y la falta de oración nunca fueron Su dolor.

Amado, ¿te consume celo por Su cercanía?  ¿Rezas fervientemente?  ¿Huyes del pecado? ¿Eres sensible a cualquier separación del Padre que te ama, como vivió nuestro Señor Jesús?

Estar en el centro de la voluntad de Dios es la definición del equilibrio.  Nuestro Señor Jesucristo nos mostró cómo, porque lo vivió todos los días.

Si usted ha sido bendecido, por favor comparta con un amigo, dar y comentar en cualquiera de nuestros sitios web sociales de Revive Nations.